Para qué sirve una carta astral con tránsitos?

0
127

L

a carta astral natal o radical es una foto fija del cielo en el momento de nuestro nacimiento, a partir de la cual es posible conocer nuestra alma reflejada en las estrellas, saber qué necesitamos para sentirnos importantes, seguros, comprendidos o amenazados, por ejemplo.

Por eso una carta astral bien analizada e interpretada nos ayuda a gestionar mejor nuestras vidas, y para ello sólo necesitamos tener a mano nuestra hora, fecha, lugar de nacimiento y el dato de un buen astrólogo, o astróloga, experimentada.

Sin embargo el cielo se mueve constantemente, los planetas se desplazan por el firmamento cambiando el ambiente en que nos movemos, y día a día nos ofrece diferentes escenarios, oportunidades y desafíos que, si somos capaces de reconocerlos a tiempo, o incluso anticiparnos a ellos, podemos enfrentarlos de mejor forma, e incluso sacarles provecho. Para ello existen variadas técnicas predictivas, que al ser aplicadas, nos brindan información relevante.

Análisis de los tránsitos planetarios

La técnica de análisis de los tránsitos planetarios nos muestra los acontecimientos que se nos presentan, tomando como referencia como los planetas, al moverse por el cielo, van tocando las casas o planetas de nuestra carta natal, provocando eventos y generando nuevos escenarios en nuestro presente e incluso en el futuro.

Los planetas rápidos, de la Luna a Venus, provocan acontecimientos de corto alcance y duración, los más lentos en cambio, de Júpiter a Plutón, ofrecen oportunidades de mayor intensidad, alcance y profundidad.

Lo que ocurre durante un tránsito es como si un planeta le dirigiese un mensaje a un planeta o casa natal, para motivarla y ponerla en acción. El planeta en tránsito funciona como emisor del mensaje, y el planeta natal o la casa natal fungen de receptores, e interpretando correctamente la interacción entre ambos, podemos determinar lo que acontecerá a raíz de ese diálogo.

En términos generales un encuentro de Júpiter con un planeta o casa natal siempre resultará prometedor y sobre todo liberador, aunque muchas veces la liberación viene disfrazada de pérdida.

Un encuentro de Saturno con un planeta o casa natal traerá restricciones que obligarán a hacer un esfuerzo extra, y muchas veces ofrecerá oportunidades que se pueden aprovechar a condición de comprometerse y de poner orden o disciplina.

El encuentro de un Urano con un planeta o casa natal trae sorpresas o giros inesperados de destino. Un encuentro de Neptuno con un planeta o casa natal trae ilusiones o desilusiones. Plutón tocando por tránsito a un planeta o casa natal elimina todo lo superfluo, cosa que suele resultar dolorosa pero transformadora.

Veamos algunos ejemplos

Júpiter transitando por nuestra luna natal puede traer un periodo optimista, en el que nos sentimos confiados, puede traer buena suerte en el amor o hacer crecer la familia.

Saturno transitando por nuestra Luna natal podría llamarnos a quedarnos por un tiempo solos, a ser más independientes, a terminar con relaciones o situaciones que ya no nos nutren, de pareja, familiares o laborales.

Urano transitando por nuestra luna natal nos podría traer una pérdida inesperada, dolorosa pero liberadora, o provocar un encuentro sorpresivo con una persona que podría cambiar drásticamente nuestra situación sentimental.

Con Neptuno transitando por nuestra Luna natal tenderemos a actuar con excesiva confianza, a ilusionarnos con demasiada facilidad con personas o proyectos, por lo que hay que procurar poner los pies en la tierra.

Plutón, al transitar por la luna natal, suele traer experiencias dolorosas, a veces peligrosas, pero profundamente transformadoras.

Debido a la diferencia de los ciclos de los planetas la duración de un tránsito varía de un planeta a otro. Júpiter tarda 12 años en dar la vuelta al Sol, Saturno tarda 29 años, Urano 84 años, Neptuno 168 años y Plutón necesita 248 años para recorrer el zodiaco completo.

Por lo tanto un tránsito de Júpiter, aunque es alentador, es rápido y hay que aprovecharlo sin dilación, en tanto los de Neptuno y Plutón son más lentos y nos acompañan por meses e incluso años.

La carta astral natal es un mapa de ruta para avanzar en nuestro camino de realización, en tanto la carta con tránsitos nos indica mes a mes y año a año los pasos más convenientes a seguir. Por eso una cita anual con tu astrolog@ de cabecera es muy recomendable.

Autora: Cecilia Vadell Sarabjit Kaur

 


Dejar respuesta

Favor, comenta
Favor ingresa nombre