Experiencia Somática – Renegociar el Trauma

0
72

C

uando hay un estímulo inesperado en el ambiente, nuestro cuerpo se orienta para saber si es una amenaza. Si es realmente una amenaza, se inician una serie de cambios fisiológicos en el organismo para poder hacer frente a esta amenaza. El cuerpo prepara una gran cantidad de energía para poder luchar o escapar. Si todo ocurre de manera correcta, esa energía es usada y descargada para luego volver a un estado de autoregulación.

¿Qué es el trauma?

En algunas ocasiones el evento es muy intenso o muy rápido o sucede en momentos muy tempranos de la vida y el organismo no cuenta con los medios suficientes para enfrentar esta situación. Esto impide que el proceso se complete de forma adecuada. El organismo queda trabado en estados de activación o de colapso que pueden manifestarse incluso años después del evento en la forma de memorias intrusivas, ansiedad, hiperactividad, hipoactividad, evitación de ciertas situaciones, congelamiento de las emociones o de sensaciones corporales y un sin número de síntomas.

Entonces, llamamos «trauma» A los efectos que quedan en el cuerpo después de un evento en que el organismo no fue capaz de volver a la autoregulación, perdiendo la fluidez para moverse entre estados de activación y relajación.

Es como si la alarma de peligro del cuerpo quedara desajustada y ahora el cuerpo encuentra peligro donde no lo hay o al revés, deja de ver los peligros evidentes y el cuerpo queda atrapado en estados rígidos de miedo, ansiedad, hiper activación o por el contrario se congela y aparta de la experiencia cotidiana ciertos aspectos como sensaciones, emociones etc. quedando restringido a una vida con menos espacio, menos color y menos energía.

¿Qué es experiencia Somática?

Experiencia Somática es una técnica desarrollada por Peter Levine que es un Biofísico y doctor en psicología. Esta técnica permite restaurar la capacidad de autoregulación del sistema nervioso que ha sido alterada por el trauma en experiencias de shock o a lo largo del desarrollo.

Lo diferente de esta forma de trabajo es que como entendemos que los efectos del trauma quedan en el cuerpo, su curación debe empezar por él. Es necesario regular el cuerpo antes de poder acceder a otros niveles como las emociones y los significados. Esto es contrario a las formas tradicionales de trabajar con trauma donde generalmente se parte por la narración de los eventos una y otra vez sobre exponiendo a la persona a revivir las sensaciones dolorosas y potencialmente retraumatizarla.

Experiencia Somática funciona sin catarsis, sin revivir la historia, sin volver a sentir aquello que ya fue difícil una vez. Buscamos recuperar la capacidad de autoregulación propia del sistema nervioso que quedó rigidizada por el trauma. accediendo a la activación guardada de forma muy gradual de manera de no retraumatizar. Esto se hace trabajando principalmente con las sensaciones corporales y centrados en el presente.

¿Como es una sesión?

Una sesión de Experiencia Somática se da en una conversación entre paciente y terapeuta. Sin embargo el foco de la conversación no es el contenido mismo sino las sensaciones que van ocurriendo en el cuerpo. El paciente va rastreando y acompañando las sensaciones que aparecen en su cuerpo y observando cómo éstas van transformándose.

El foco del terapeuta es acompañar al cliente mientras observa y acompaña sus sensaciones corporales y el proceso de regulación de éstas y cuidar que la dosis de activación sea la mínima posible para que sea manejable por el paciente. Se trabaja con cantidades pequeñas de sensación y activación para que el cuerpo sea capaz de contenerlas y regularlas sin sentirse sobrepasado.

El terapeuta debe procurar generar un espacio seguro donde las sensaciones puedan emerger en forma gradual y segura. Donde se pueda expandir el tiempo para que el cuerpo despliegue los procesos que no alcanzó a desplegar cuando ocurrió la situación.

El énfasis está en las sensaciones y emociones que ocurren en el presente y no en el recuerdo o en las interpretaciones racionales de la historia. El cuerpo no tiene tiempo y puede reprocesar en el presente las sensaciones que no pudo contener en el evento. Así, a medida que la capacidad de sostener pequeñas sensaciones va creciendo, se abren nuevos espacios donde las emociones y significados pueden encontrar su lugar adecuado. Se descarga la energía residual almacenada en el cuerpo y se recupera esa energía para la vida.

Autor: José Guridi

Dejar respuesta

Favor, comenta
Favor ingresa nombre