Zendo Tunquén

0
57

V

ivir una verdadera experiencia Zen es ahora posible sin necesidad de viajar miles de kilómetros hacia la Tierra del Sol Naciente. Es que a poca distancia de Santiago existe un maravilloso lugar que ofrece jornadas completas orientadas a un estilo de vida muy similar a la doctrina oriental.

Bajo la dirección del monje Zen Jikusan, Zendo Tunquén es un hermoso complejo ambientado como un verdadero monasterio. Con una marcada agenda diaria, permite trasladarse mentalmente al Japón y desarrollar un estado de espiritualidad que todos merecen experimentar.

La jornada comienza muy temprano. El Shinrei, que es la campana para despertar, se hace oír pasados diez minutos de la hora cinco. Veinte minutos después y por el transcurso de cuarenta se desarrolla la meditación Zazén.

Como bien lo explica la página de Zendo Tunquén, Zazén es «sentarse sobre un cojín con las piernas cruzadas, idealmente en postura de loto, vuelto hacia la pared, las manos formando el mudra cósmico, la espalda recta, los ojos entrecerrados, el mentón recogido sin inclinar la cabeza hacia adelante, respiración abdominal y concentrándose en al “hara”, dos o tres dedos mas abajo del ombligo».

Placentera eternidad

Antes del desayuno programado para las siete y treinta, se realizan los ejercicios japoneses conocidos como Taiso. Otro rato más de Zazén y luego Choka; que son los Sutras de la mañana.

En un entorno magnífico que aleja del verdadero lugar geográfico en el que uno se encuentra, la jornada en Zendo Tunquén sigue avanzando pero a su vez genera la sensación de placentera eternidad. Relajación y gozo por cada actividad describen claramente lo que se genera en el ambiente.

Ya con el estómago lleno y el alma en paz, se realiza colectivamente el aseo de la cocina y el comedor para pasar al Samu; que es el trabajo en silencio hasta la hora del almuerzo o Saiza.

Posteriormente se continúa con las tareas en silencio hasta la hora diecisiete. Aunque tal vez no sea algo habitual, ése es el horario preciso para Yakuseki (la cena). Al ser tan temprano, permite incursionar en otros ejercicios sin interrupciones hasta el momento de retirarse a descansar conocido como Kaichin (dormir).

Zuiza (sentada libre), nuevamente Zazen, los Sutras de la tarde conocidos como Banka, ejercicios de rotaciones y los cuatro votos Budistas llamados Shiguseiganmon se combinan para cumplimentar una día Zen completo.

Grandes beneficios Zen

De acuerdo a como lo describe la propia página de Zendo Tunquén, «El zen no es una religión, es una actitud de vida. Todos los que lo hagan recibirán grandes beneficios. El primer obstáculo es el cuerpo, en forma de dolor de rodillas, espalda, etc».

«Con la perseverancia esto pasa. El segundo es la mente, que desea seguir siendo la dueña de la casa, al temer verse destronada sacará cualquier cantidad de conjeturas para que no continuemos meditando».

En un espacio perfecto para el desarrollo espiritual, las probabilidades de lograr una acertada meditación son sumamente superiores a lo habitual. El estrés y la vorágine de la vida cotidiana por lo general torna a ésta práctica algo complicado de ejecutar.

Sin embargo, no sólo la paz reinante en el lugar sino que además la ambientación y la guía necesaria hacen de Zen Tunquén un complejo único al alcance de todos. Como bien lo describe Ladera Sur en su página web, se ha convertido en un templo natural ideal para la meditación y el descanso.

Zendo Tunquén

Patricio Gooycolea es actualmente el Maestro Jikusan. De acuerdo a su propia experiencia intenta replicar lo vivido por él mismo en la costera ciudad de Obama en Japón. En principio asistió para participar por diez días de la práctica de la meditación budista Sesshin. Quedó tan maravillado que diez días pasaron a ser diez años de estadía. Y esa sensación es la que decidió replicar con certeza en Zendo Tunquén.

Al ser un incomparable lugar la demanda es alta. Los cupos son limitados no sólo para disfrutar de una única jornada sino también de los conocidos Wikén Zen, fines de semana, con el Maestro Jikusan.

En breve se estará desarrollando el Gran Sesshin Rohatsu que contempla siete días completos de meditación y estilo de vida Zen. Para ambos casos y consultas en general se recomienda contactarse a elzendo@gmail.com.

 

Fuentes: Zendo Tunquén – Ladera Sur

Dejar respuesta

Favor, comenta
Favor ingresa nombre